La Catedral de Berna

Foto de la Catedral de Berna

Antes de seguir recorriendo Suiza y sus ciudades interiores tenemos sí o sí que pasar un par de días en su capital, Berna. Esta ciudad fue fundada en 1.191 por el duque Berthold V de Zähringen y con el correr de los años y los gobiernos bajo cuya órbita estuvo, la ciudad fue creciendo y ampliándose. Su momento de apogeo es en el siglo XVIII y después de las revoluciones de 1848 se convierte en la capital de Suiza.

Es tal vez una de las ciudades más alemanas de Suiza y eso puede verse en su forma arquitectónica y en la idiosincrasia de su población, muy correcta y educada pero poco expresiva. Lo cierto es que más que Suiza parece Alemania, pero bueno, esto le da cierto toque especial.

La parte más antigua de la ciudad, su casco medieval, se conserva y está cerrado al tránsito de coches así que podemos recorrerlo con tranquilidad y maravillarnos por ejemplo, con la Catedral, un edificio gótico tardío que sobresale entre el resto.

La Catedral es la mayor construcción de carácter religioso del país. Su nave principal mide 75 metros de largo, 20 de alto y 35 de ancho (ideal para albergar a toda la población medieval).

Empezó a construirse en 1421, en un principio estuvo dedicada a San Vicente pero con la Reforma Protestante en 1528 el catolicismo perdió primacía, y terminó en el siglo XVI. A nivel artístico la Catedral encierra grandes tesoros, por ejemplo el pórtico principal de 1475 con la representación del Juicio Final es la obra iconográfica más relevante del Gótico tardío que queda hoy en día en Europa.

Los protestantes eligieron continuar con la construcción del edificio a pesar de las guerras religiosas y aunque respetaron parte de los planos y obras pictóricas originales, también se deshicieron de una parte de la iconografía católica.

Por suerte hay guías en español, así que el turista puede quedarse tranquilo: saldrá de la Catedral conociendo su historia. Pero, todavía mejor: también podemos disfrutar de la guía auditiva con un iPod que nos suministran para hacer el recorrido a nuestro propio ritmo.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Berna, monumentos en Suiza


También te interesará...

Deja tu comentario