Viajando de Zurich a Vaduz

Vaduz

Coger un coche y conducir a través de los bellos parajes suizos, no tiene precio. Hoy os proponemos una hermosa y entretenida ruta: de Zurich a Vaduz. La carretera que enlaza Zurich con Vaduz ofrece un paisaje diverso desde la orilla septentrional del lago Zurich, pasando por el puerto de Ricken, el valle del Thur, el puerto de Wildhaus y la llanura del Rihn hasta llegar a Liechnestein.

Partimos, pues, de Zurich, tomamos la Bellerivestrasse y viajamos por la orilla del lago de Zurich, entre encantadores y bucólicos pueblos, viñedos y árboles frutales. Nuestra primera parada es Zollikon, un suburbio de Zurich. Allí podemos contemplar la belleza de la gran Haus zum Traubenberg, una gran casa de 1599 levantada con maderas entramadas. También nos podemos acercar al Ortsmuseum, un museo dedicado al folclore de la zona.

Nuestro siguiente destino es Küsnacht, localidad en la que veremos algunos puntos de interés turístico como una iglesia gótica de tres naves que data de los siglos XIV y XV y que todavía conserva frescos de la época, un púlpito de piedra y una pila bautismal de 1528.

No muy lejos se halla la antigua encomienda de los Caballeros de Jerusalén, convertida hoy día en una escuela. De obligada visita son también el Gasthaus Sonne y el Höcchus, torres del siglo XIII. El museo Ortsmuseum Obere Mühle merece también una visita, aunque sea sólo para contemplar el increíble molino antiguo que alberga.

Tras pasar Erlenbach, pueblo que tiene los viñedos más reputados de todo Zurich, llegamos a Herrliberg para ver la Landhaus Schipf, la vivienda más bella del lago de Zurich, escondida entre hermosos viñedos.

Nos detenemos también en la localidad industrial de Meinlen donde su iglesia (con coro y torre góticos) y su museo dedicado al folclore, no nos dejará indiferentes.

Después de atravesar Uetikon, Männedorf y Stäfa, nuestro destino es Schwyz, donde destaca la capilla de Wendelin. Atravesamos Eschenbach, St. Gallenkapell y Rickenpass hasta llegar a Ricken. Aquí descendemos por la frondosa ladera del valle del Rickentobel y cruzamos el río Thur.

En Wattwil visitaremos la iglesia protestante levantada en el año 1848, así como el castillo del siglo XII Schloss Iberg. El convento de Santa María de los Ángeles merece también un poco de nuestro tiempo antes de volver a la carretera. Así, remontamos el valle del Thur hasta llegar a Nesslau, una pequeña población industrial, visitada por muchos turistas para practicar deportes de invierno. Podemos ver aquí algunos edificios típicos antiguos.

Volvemos a nuestra ruta a través del barranco del Thur para establecer nuestra siguiente parada en Wildhaus, donde visitaremos la iglesia barroca de San Bartolomé y la Zwinglihaus, una de las casas más antiguas del país, construida en el siglo XV y donde nació el famoso reformador Ulrich Zuinglio.

Descendemos ahora el valle del Simmi y nos detenemos en Buchs, capital del distrito de Werdenberg, en la frontera con Liechnestein. Aprovechamos para descansar antes de cruzar el Rihn y llegar a nuestro destino: Vaduz.

Foto vía Gogobot

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Excursiones


Deja tu comentario