Diversidad de panes en Suiza

tipos de pan en Suiza

Una de las cosas que más llaman la atención de turistas y viajeros cuando comen en Suiza es el rico sabor de sus panes. Suiza es uno de los países con mayor variedad de panes pues, en este pequeño país alpino coinciden, aproximadamente, entre 200 y 300 diferentes tipos de panes.

Así, según nos encontremos en una u otra región, en uno u otro cantón, o estemos en una celebración especial, podremos degustar una variedad diferente de este sabroso manjar. Hay panes especiales para casi todas las ocasiones: bautizos, bodas, funerales, fiestas de todo tipo…

El primer pan del que hay evidencias en Suiza data del 3530 a.C, pues los antiguos pobladores de aquellas tierras cocían el pan sobre piedras calientes y lo cubrían con ceniza. En la Edad Media, los monasterios eran el lugar indicado para encontrar los más sabrosos panes. Así, en el horno del convento de San Gall se podían cocer mil panes a la vez.

A pesar de que el consumo de pan fue disminuyendo progresivamente con el paso de los años, todavía este alimento es un pilar importante de la gastronomía Suiza. Los panes más populares que podemos encontrar en este pequeño país europeo son:

Brascidella o Bracciadella: típico de los Grisones. Tiene forma de rosca y se elabora con harina de centeno y de trigo.
Jurá: el pan de Jurá tiene forma redondeada y lleva en la corteza el escudo cantonal.
Tesino: el pan de esta región, compuesto por pequeñas hogazas unidas, está hecho de harina blanca y grasa vegetal.
Valais: aquí encontramos un pan de centeno redondo, aplanado y con la corteza hendida.
Vaud: el pan de esta zona es una bolla con cortes en forma de cruz sobre su corteza, lo cual facilitaba antiguamente su reparto entre los más pobres.
Zug: el pan zugués tiene forma oblonga y tiene un moño conocido por los panaderos suizos como “cabeza”. Presenta muchas similitudes con el pan de Schwyz.

Como hemos mencionado, existen también panes especiales que se consumen en acontecimientos o situaciones diferentes:

Mitscha: pan bautismal típico del cantón de Valais que lleva una cruz y el monograma IHS.
Chindbettibrot: típico de Berna, se cuece para celebrar el nacimiento de un hijo.
Grittibänze, Hanselmanne o Bonhommes: estos son algunos de los panes que se preparan para el día de San Nicolás (6 de diciembre). Adoptan diversas formas acordes con la ocasión.
Altjahrsmann: este nombre, cuya traducción es “hombre del año viejo”, hace referencia a los muñecos de pan de los que se les hace entrega a los niños que fabrican farolillos para la mítica procesión de Año Nuevo.

Tal es la importancia del pan en este país que hoy en día aún perduran algunas costumbres de antaño como la de Schwyz, donde el personaje del Blätz recorre las calles con roscas colgadas de un palo que reparte entre los transeúntes.

Comer pan en Suiza es, pues, saborear un poco de su historia, sus tradiciones y sus costumbres. Un manjar de obligada catadura para todo aquel que se deje caer por tan bellas tierras.

Foto vía La olla suiza

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomia


Deja tu comentario