Rougemont, ejemplo de tradición

Rougemont

Cierto es que las grandes ciudades suizas están repletas de bellos monumentos y fascinantes edificios y lugares. Pero los pueblos menos conocidos tienen un particular encanto que contribuyen a fomentar la afamada belleza de estas tierras alpinas.

Y uno de estos rinconcitos con encanto es Rougemont, un municipio del cantón de Vaud y cuya historia se remonta a la Edad Media.

El topónimo ya aparece en las crónicas medievales con diferentes formas: Rubeimontis, Rogemont, monte Rubeo, mons Rogo y Rojomont. Se piensa que los primeros moradores del sitio fueron los miembros de una orden religiosa de Cluny (Francia) a quienes el conde de Gruyère les donó las tierras en el año 1080. Allí levantaron un convento.

Cinco siglos más tarde, en 1569, el convento fue sustituido por un castillo, residencia de los alguaciles de Berna. En 1798 el territorio pasó a formar parte del cantón de Vaud. Como anécdota, cabe decir que Lady Di vivió y estudió allí por un tiempo.

Predominan en Rougemont las pequeñas casas, todas ellas apiñadas y algunas construidas hace 300 años. Hay una hermosa capilla, la capilla del priorato de Saint-Nicolas, remodelada entre 1585 y 1587, convertida ahora en una iglesia protestante. Al lado de la iglesia se halla el famoso castillo de Rougemont, levantado en 1572 y que cuenta con una majestuosa torre y un acogedor patio interior. Tanto la iglesia como el castillo fueron declarados monumentos históricos.

Rougemont ocupa una superficie de unos 48,5 kilómetros cuadrados, de los cuales un 47% se destinan a la explotación agrícola y el 30% son frondosos bosques. Durante todo el año este municipio ofrece un gran abanico de actividades de ocio y espectáculos varios Rougemont es una alternativa única para aquellos turistas o viajeros que quieran conocer Suiza en estado puro, un destino ideal para una escapada, pues el pueblo es en sí un ejercicio de tradición viva, un maravilloso regalo para la vista y un sitio estupendo para pasar unos días de confort, descanso y tranquilidad.

Para llegar a Rougemont lo mejor es reservar nuestros vuelos a Berna, ya que la capital suiza se halla a 85 kilómetros de esta población. Más barato posiblemente nos salga volar hasta el Aeropuerto de Ginebra, ciudad que está a 150 kilómetros de Rougemont.

Foto vía Absolut Suiza

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Viajar por Suiza


También te interesará...

Deja tu comentario