El origen de la Fondue en Suiza

Fondue de queso Suiza

A pesar de que la gastronomía de Suiza es amplia y variada, lo cierto es que una de sus especialidades, conocidas por el mundo entero, es sin duda alguna la Fondue. Este plato se puede degustar en cualquier región de Suiza, teniendo en cuenta que en cada una de ellas existen quesos distintos y por tanto el sabor puede diferir mucho.

Pero hablemos un poco del origen de este delicioso plato. Parece ser que podríamos encontrar los inicios de esta receta en la época en la que los pastores pastaban solitarios por los Alpes Suizos. Inviernos duros en los que lo único que podían comer eran trozos de queso y pan duro.

Fue en ese momento, y seguramente cansado de comer pan duro con queso duro, cuando un pastor usaría el fuego para calentar el queso, y así, caliente y fundido, untarlo en el mendrugo de pan.

A pesar de que ese es el origen que los historiadores atribuyen a la Founde, lo cierto es que en la mismísima Ilíada de Homero podemos encontrar una prueba escrita sobre un plato que parecía ya un prefacio de este. Homero describía un plato de queso de oveja totalmente troceado gracias a un rallador de bronce. Este era fundido con vino caliente y harina blanca.

Siguiendo con el transcurso de las primeras apariciones documentadas de esta receta, lo cierto es que a pesar de que los suizos lo crearon, fueron los franceses quienes lo anotaron por primera vez en un libro en 1794.

Actualmente, y como hemos señalado, esta fondue se realiza derritiendo una mezcla de quesos que difieren en cada una de las regiones. No obstante, la más común es la que mezcla gruyere, comtè, emmental, tomme de Savoie, vino blanco aromatizado y Kirsch (aguardiente de cerezas).

Si viajamos a Suiza debemos probar este plato en cualquiera de sus restaurantes, no obstante, si queremos llegar a casa con algo más que fotos, podemos comprar mezclas ya hechas en cualquiera de las queserías del país.

– Información práctica para viajar a Suiza

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomia


Deja tu comentario