Viaje a Basilea, guía de turismo

Basilea

Basilea es una de las ciudades más románticas de Suiza. Situada a orillas del Rhin, es el punto de encuentro de la frontera de tres países (Francia, Alemania y Suiza). Sus 40 museos, sus teatros, musicales y otros festivales de las artes, además de albergar la universidad más antigua de Suiza, la convierten en la ciudad más cultural del país helvético.

Basilea es la tercera ciudad suiza más poblada. Su ubicación geográfico junto al recodo del Rin la ha hecho ser desde siempre un enclave de gran importancia. Para muchos es una de las ciudades más culturales de Europa, de ahí que sea un lugar muy bullicios y transitado por los estudiantes, lo que le confiere una vida especial.

El principal reclamo turístico de Basilea es pasear por su centro histórico, disfrutando de su arquitectura, sus mercado, callejuelas y monumentos. No puede faltar el paseo a orillas del Rin. La primavera y el verano son las mejores épocas para visitar la ciudad.

VISITAS EN BASILEA

– Catedral

Construida en el siglo XV tras el terremoto de Basilea que destruyó la anterior iglesia, es sin duda uno de los edificios más imponentes de la ciudad. Se encuentra en la Munsterplatz, una de las plazas más amplias de la ciudad. Las torres de su fachada dominan el horizonte de Basilea, ambas con algo más de sesenta metros de altura. Muy llamativas son sus tejas coloreadas y la piedra de arenisca roja con la que está construida. En su interior hay que visitar la tumba de Erasmo de Rotterdam, los claustros y los frescos románicos de la cripta.

– Markplatz o Plaza del Mercado

Esta plaza es el corazón del centro histórico de Basilea, punto de encuentro de turistas y lugareños. Además del mercadillo de cada mañana, resulta de especial interés por albergar el edificio del Ayuntamiento, con su llamativa fachada de color rojo. La parte más antigua es la del centro, ya que data del siglo XVI. Al norte de la plaza se halla el Fishmarkt o mercado de pescados y la Oficina de Turismo de Basilea.

– Kunstmuseum o Museo de Bellas Artes

De entre todos los museos con los que cuenta Basilea, el de Bellas Artes es de los más importantes. Se trata del museo más grande de Suiza y cuenta con una magnífica colección pictórica de los siglos XVI y XVII. La colección se completa con esculturas de Rodin o Chillida, obras de Rubens, Delacroix, Manet, Monet, Picasso, Renoir o Cezanne, y pintura del siglo XX con Matisse, Dalí, Kandisnky o Mondrian.

– Fundación Beyeler

Esta fundación alberga una de las colecciones de arte privadas más grandes e importantes de la Europa Central. Obras que fueron adquiridas por Ernest y Hildy Beyeler y que hoy están a la vista de todos en este museo. Veréis cuadros de artistas como Joan Miró, Rothko, Seurat, Warhol, Degas, Kandinsky, etc… e incluso esculturas únicas de Picasso o Matisse. Abre de jueves a martes de 10.00 a 18.00 y los miércoles hasta las 20.00 horas.

– Zoológico

Fundado en 1874, es uno de los parques zoológicos más conocidos en Europa. Cuenta con once hectáreas de extensión, en las que viven más de 4.500 animales de 600 especies diferentes. Desde elefantes a lobos marinos, podéis ver toda clase de criaturas. Dispone además de un Vivarium con reptiles, anfibios, peces y otros animales invertebrados. Una visita imprescindible si venís con niños.

– Puente Mittlere Brucke

El Rin divide en dos partes la ciudad, ambas unidas en toda Basilea por seis puentes. El Mittlere Brucke es el más pintoresco y hermoso de todos. Tanto es así que se ha convertido en una de las imágenes más características de Basilea. Es además uno de los puentes más antiguos de Europa que aparecen sobre el Rin, ya que fue construid en 1232. En medio del puente se sitúa la Kappelijoch, una pequeña capilla en la que, durante la Edad Media, se firmaban las sentencias de muerte.

Basilea

– Torre Messe o Torre de la Feria

No sería un lugar de visita imprescindible si no fuera por el hecho de ser el edificio más alto de Suiza. Cuenta con 31 plantas, 105 metros de altura y lo podéis encontrar en en la Messeplatz. La pared del edificio es un inmenso cristal desde el que se tiene unas magníficas vistas de toda Basilea. Alberga el Service Center de la Feria de Suiza, un hotel, un restaurante y oficinas. En la última planta hay un bar con vistas panorámicas.

EXCURSIONES DESDE BASILEA

Al ser Suiza un país pequeño, desde Basilea prácticamente podéis recorrer todo el país. Berna, la capital, se halla a solo 95 kilómetros al sur, mientras que otras ciudades más turísticas serían Ginebra (250 kilómetros al sur), Zurich (85 kilómetros al este) o Lucerna (100 kilómetros al sureste). Más accesibles son las pequeñas excursiones en barco sobre el Rin por los alrededores de la ciudad. Podéis entrar en Francia para visitar Mulhouse, 40 kilómetros al norte.

CLIMA

De tipo continental, el clima en Basilea se caracteriza por tener inviernos suaves (nada que ver con el crudo invierno de otros puntos de Suiza) y veranos calurosos. Las temperaturas en invierno pueden rondar los cero grados, mientras que en verano oscilar entre los 25-30. Las lluvias suelen darse especialmente en primavera, y mucho más en verano que en invierno. El otoño en Basilea aparece vestido con un manto de niebla por las mañanas.

COMPRAS

El centro histórico de Basilea es el mejor lugar para ir de compras por la ciudad. Cuenta con tiendas de todo tipo, especialmente tradicionales, de souvenirs y productos locales. De gran importancia es la Freie Strasse, frente a la Markplatz. Además, al estar cerca de las fronteras con Alemania y Francia encontraréis productos típicos de ambos países. En la parte moderna de la ciudad están los centros comerciales para compras más generales.

GASTRONOMÍA

Como la mayoría de ciudades suizas, el queso y el chocolate son productos alimenticios muy típicos en Basilea. El queso lo encontraréis en muchos platos y con una gran cantidad de variedades. Al estar cerca de la frontera con Alemania no faltan tampoco las típicas salchichas. De sus platos más conocidos hay que destacar la Zwiebelwahe (tarta de cebolla) y la Mehlsuppe (sopa de trigo marrón). Suiza es un excelente país para probar sus vinos, además de unos magníficos postres a base de chocolate.

VIDA NOCTURNA

Como ciudad universitaria, Basilea cuenta con una vida nocturna bastante animada. Hay pequeños bares, tabernas y pubs especialmente en la zona del centro histórico, además de los clásicos restaurantes en el paseo marítimo. La noche se puede empezar en algunos de los pequeños teatros de la ciudad, asistiendo a algún concierto. Las discotecas se hallan en la parte moderna, aunque en el centro también hay salas de baile.

TRANSPORTES

El centro histórico de Basilea es compacto, por lo que podemos movernos fácilmente por él a pie o incluso en bicicleta. Si queremos desplazamientos más largos lo mejor es tomar el tranvía o el autobús. Ambos transportes enlazan cualquier punto de la ciudad, y son mucho más baratos que los taxis. Estos últimos son ideales para la noche, cuando no funcionan ni los tranvías ni los autobuses. Al no ser una ciudad demasiado grande no tendréis porqué hacer excesivos desplazamientos.

CÓMO LLEGAR

Una de las posibilidades de llegar a Basilea es a través de su aeropuerto internacional, que sirve al área fronteriza de Friburgo y Mulhouse. Está situado a ocho kilómetros de la ciudad, y cuenta con autobuses y taxis que os llevan rápidamente al centro de Basilea. Asimismo podemos llegar también a la ciudad en tren, ya que cuenta con hasta tres estaciones. Por carretera (bus o coche) hay conexiones muy asequibles, por lo que es fácil de llegar.

ALOJAMIENTOS

En Basilea encontramos hoteles de todo tipo, desde los más modernos y exclusivos hasta los más económicos, pasando por los alojamientos de nivel medio. Si queréis reservar habitación en la ciudad lo podéis hacer directamente en el siguiente enlace: hoteles en Basilea.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON LA CIUDAD

Foto 1 Vía Dickmann
Foto 2 Vía Xrm 2008

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Basilea


Deja tu comentario