Rosti, plato típico en Suiza

Rosti

El hecho de tener varias fronteras con algunos países europeos siempre ha provocado que Suiza haya recibido muchas influencias del exterior. Esto es algo que se aprecia sensiblemente en la gastronomía del país. Recetas, platos y productos provenientes de Francia, Italia y Alemania se aprecian por doquier. Esto como pequeño ejemplo para el que crea que en Suiza solo se come queso y chocolate…

De esas influencias proviene precisamente el rosti, uno de los platos más típicos de la cocina suiza. En realidad se trata de un plato de patatas que se sirve como acompañamiento de las carnes o las verduras. En sus orígenes tradicionales el rosti se tomaba durante el desayuno, un plato fuerte para que los agricultores del cantón de Berna se marcharan bien alimentados al trabajo.

Como casi todos los platos típicos hay diferentes maneras de preparar un rosti suizo. Si el rosti de papas acompaña a un plato principal deben usarse papas cocidas, mientras que si el rosti va a ser dicho plato principal lo mejor es emplear papas crudas. En cada cantón te lo pueden servir de una manera diferente, así que en la variedad está el gusto, ¿verdad?

– Ingredientes

  • 1 kilo de papas
  • 60 gramos de manteca
  • 100 gramos de panceta ahumada picada en cuadraditos
  • 1 cebolla picada finamente
  • Sal y pimienta

– Preparación

En primer lugar hay que lavar las papas con su cáscara y cocerlas en agua salada hasta que queden en su punto. Se escurren durante unos minutos y se cortan en finas rodajas, quedando el resultado como pequeñas tortillitas de entre 3 y 12 centímetros. En una sartén con manteca fundida hay que dorar la cebolla y los dados de panceta. Luego se le añaden las papas y se va removiendo todo pocoa poco.

Con una espumadera vamos presionando las papas contra la sartén para que se doren bien durante unos diez minutos. Al gusto del consumidor se le puede añadir un pequeño chorrito de vino blanco o tinto para darles mayor sabor. Una vez pasado este tiempo ya se puede volcar la sartén sobre una fuente y servir.

Seguro que estáis de vacaciones en Suiza lo vais a probar. En los restaurantes se encuentra fácilmente, y también en algunos puestos callejeros. A la receta tradicional también se le puede añadir queso. Un plato realmente muy sencillo de hacer, tanto que cuando lo hice en casa te da la impresión de estar haciendo una tortilla de patatas pero sin huevos. Ya nos contaréis qué tal.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomia


Deja tu comentario