Viaje a Lausana, guía de turismo

Lausana

Lausana es una ciudad que se adapta perfectamente a todo. Es universitaria, centro de congresos, cultural, capital olímpica y gastronómica (es la sede desde el año 1913 del Comité Olímpico Internacional). Son muchos los aspectos y singularidades que atraen de ella, amén de estar situada a orillas del Lago Leman, un escenario más que pintoresco para disfrutar de su verdadera esencia.

Capital del cantón de Vaud, en la actualidad cuenta con algo más de 140.000 habitantes (la quinta más grande de Suiza), de ahí que no sea una ciudad excesivamente grande. Está situada sobre tres colinas diferentes, por lo que desde su parte más alta se contempla una preciosa panorámica del lago. Su fantástica ubicación y su carácter la convierten en una ciudad moderna, intelectual y vanguardista. La gran mayoría de suizos la consideran el mejor lugar para vivir en su país.

VISITAS EN LAUSANA

– Catedral

Una de las catedrales góticas más bonitas de Europa, fue construida entre los siglos XII y XIII. Tanto la puerta como la fachada están profusamente decoradas con esculturas y bajorrelieves. Algo que contrasta con la austeridad del interior, a excepción de la gran sillería del coro y el rosetón, ambos del siglo XIII. Imprescindible subir los 225 escalones de cualquiera de sus dos torres para disfrutar de la panorámica. En la actualidad se llevan a cabo en ella diferentes trabajos de restauración.

– Museo Olímpico

Inaugurado en 1993, este museo recuerda la historia de los Juegos Olímpicos desde la antigua Grecia hasta la actualidad. Se trata del centro de información del movimiento olímpico más grande e importante del mundo. Gracias a su vertiente interactiva realmente resulta mucho más que un museo, ya que podemos sentir muy de cerca los logros y las hazañas de todos los deportistas que han pasado a la historia de los Juegos. Abre todos los días de 09.00 a 18.00 (hasta las 20.00 horas los jueves).

– Museo de Arte Hermitage

Esta fundación, alojada en una magnífica mansión señorial del siglo XIX, presenta a lo largo del año diferentes exposiciones temporales de arte al más alto nivel. Por aquí han pasado monográficos de grandes artistas como Degas, Magritte, Renoir, Picasso y Dalí entre otros, amén de las esculturas de Rodin o Rodero. No hay que olvidar tampoco las preciosas vistas que desde aquí se tienen tanto de la catedral como del Lago Leman.

– Lago Leman

Ginebra y Lausana son las dos grandes ciudades que se hallan a orillas de este lago. En verano hay quien lo disfruta bañándose en él, aunque tal vez lo mejor son los paseos en barco. Desde el Petit Lac, entre Ginebra y Nyon, se puede hacer un pequeño crucero a través del Grand Lac entre Lausana y la ciudad francesa de Evian, y de aquí hasta el Haut Lac de Montreux a Thonon. Las vistas de los Alpes y las diferentes ciudades y pueblos desde el agua son magníficas.

– Barrio de Flon

Para pasear relajadamente por Lausana y disfrutar de buen ambiente tanto de día como de noche nada mejor que pasarse por aquí. Un barrio que en sus orígenes era industrial y marginal pero que, con el paso de los años, se ha convertido en santo y seña de la modernidad. Hay tiendas de todo tipo con escaparates cool, restaurantes, bares, pubs… El mejor lugar para ir de compras por Lausana y, a su vez, pasarlo estupendamente con su gran oferta de ocio.

– Castillo de Beaulieu

Situado al noroeste de la ciudad, este castillo fue construido a mediados del siglo XVIII y en él vivió durante un tiempo la escritora suiza Madame de Stael. Hoy alberga el Museo de l’Art Brut, una curiosa mezcla de obras de arte creadas por personas marginadas por la sociedad y que se encontraban en cárceles, clínicas psiquiátricas y otros lugares olvidados. Un movimiento de vanguardia que Jean Dubuffet bautizó de esta manera en la década de los 40 del siglo XX.

– Parque Le Bourget

Situado junto al Lago Leman, se trata de una reserva natural ideal para dar un paseo o descansar después de una jornada de turismo. Fue creado por Louis Bourget entre 1915 y 1920, aunque no toma su aspecto actual hasta 1962. Se puede pasear, disfrutar del paisaje, sentarse a ver el atardecer sobre el lago o contemplar las vistas del cercano Castillo de Vidy. Muy recomendable en verano, ya que de día está muy animado (sobre todo la zona del Camping de Vidy) y de noche ofrece el espectáculo visual de las luces de las luciérnagas.

– Vivario de Lausana

Si visitáis la ciudad con niños no podéis por menos que acercaros hasta el vivario. Aquí encontraremos la mayor colección europea de reptiles vivientes accesible al público. Cuenta con más de cien especies diferentes a las que se les ha creado un espacio similar al de su hábitat natural. Veréis serpientes, iguanas, cocodrilos, tortugas, anfibios, escorpiones, arañas… Una visita no demasiado conocida en la ciudad suiza pero que a los más pequeños les encantará.

Catedral de Lausana

– Otras visitas

Debemos pasear por el centro histórico de Lausana para disfrutar de monumentos y atractivos como el Ayuntamiento del siglo XVII, el Castillo de Santa María (sede del gobierno del cantón de Vaud), la Iglesia de San Francisco, el Palacio de Rumine (inaugurado en 1906 y que hoy alberga algunos museos y una biblioteca universitaria), la Iglesia de San Lorenzo o las escaleras que nos llevan hasta el mercado de la Place de la Palud. Desde aquí tenemos una maravillosa perspectiva de la catedral.

EXCURSIONES

Amén de los paseos en barco por el Lago Leman para visitar Ginebra, Montreux o la ciudad francesa de Evian, una buena opción es tomar el Train des Vignes o Tren de los Viñedos que va de Vevey hasta Chexbres para disfrutar de los espléndidos viñedos de Suiza. Hay ciudades suizas cercanas que merecen la pena como Sion, Friburgo, Biel o Neuchatel, todas ellas a menos de cien kilómetros. Tal vez lo mejor sea moverse en coche o en tren (hasta Ginebra se tarda 45 minutos).

CLIMA

El clima de Lausana es de tipo continental húmedo, que se caracteriza por sus grandes variaciones de temperaturas entre los meses de verano e invierno. En invierno hace frío y suele nevar, llegando a situarse por debajo de los cinco grados bajo cero. Este frío se posa sobre Lausana entre los meses de noviembre y abril. En verano las temperaturas superan los 30 grados, sin bajar nunca de los 15 ni siquiera de noche. Las lluvias se dan especialmente tanto en primavera como en otoño.

COMPRAS

Ya os hemos comentado antes que el Barrio de Flon es uno de los lugares ideales para irnos de compras por Lausana. Amén de este espacio hay que tener muy en cuenta las calles peatonales situadas en los alrededores de la Plaza de San Francisco, la más importante de la ciudad. La Rue de Bourg es la más comercial, aunque sus tiendas son un poco exclusivas. Los miércoles y sábados por la mañana hay numerosos mercados al aire libre en las calles aledañas al Ayuntamiento. Los centros comerciales más importantes se hallan en la zona moderna y la periferia, entre ellos el los de la Rue Saint Laurent. La compra diaria hay que hacerla en las cadenas de supermercados Migros o Coop.

GASTRONOMÍA

Lausana es una de las grandes capitales gastronómicas en Suiza, de ahí que vais a poder encontrar restaurantes para todos los gustos. Hay que probar las tradicionales fondue de queso, los embutidos locales, el chocolate suizo, las salchichas de Le Chalet Suisse (un restaurante con vistas al lago y los Alpes), los filetes de perca del Lago Leman, el salmón, el papet del Vaud (salchicha con col), el pastel con arrope y los dulces y tartas. Todo ello acompañado de los vinos blancos y tintos del cantón de Vaud.

VIDA NOCTURNA

El Barrio del Flon y sus alrededores es un buen lugar para salir de noche por Lausana, tanto para cenar como para tomar una copa y bailar. Precisamente en la cercana Plaza de Europa hay bastantes discotecas, aunque tal vez la más conocida sea Le Mad en la Rue de Geneve. El centro histórico cuenta con bares, tabernas y restaurantes más populares, aunque tal vez un poco más caros. Buen ambiente se respira también en otro de los barrios modernos de la ciudad, Saint Pierre, además de la Place du Tunnel. En verano la vida nocturna se traslada a orillas del Lago Leman, especialmente en la zona de Ouchy.

TRANSPORTES

Lausana cuenta con sistema de metro, ideal para moverse entre la zona alta de la ciudad y el Ouchy. Funciona entre 06.15 y 23.45 horas, con frecuencias de trenes de ocho minutos. Asimismo hay una interesante red de autobuses y tranvías por toda la ciudad que complementa a esta línea de metro. Para trayectos más largos y más rápidos tenemos la opción del taxi. Lausana no es una ciudad muy grande, así que se puede recorrer fácilmente a pie o alquilando una bicicleta (los universitarios es el medio de locomoción que usan).

CÓMO LLEGAR A LAUSANA

El aeropuerto más cercano es el de Ginebra. Desde aquí hay que viajar primero a esta ciudad y luego tomar el tren a Lausana (el trayecto no supera los 45 minutos). Entre mayo y finales de septiembre también se puede hacer el recorrido entre Ginebra y Lausana en barco, aunque se tarda más de tres horas. Sin duda la mejor opción es volar a Ginebra y una vez allí tomar el tren, aunque también es accesible alquilar un coche y moverse con más tranquilidad y rapidez.

ALOJAMIENTOS EN LAUSANA

No vamos a tener ningún problema a la hora de encontrar alojamiento en Lausana, ya que hay hoteles para todos los gustos, hostales, pensiones, casas de alquiler e incluso campings. Si queréis reservar habitación en la ciudad lo podéis hacer a través del siguiente enlace: Hoteles en Lausana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON LAUSANA

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Lausanne


Deja tu comentario