Qué visitar alrededor del Lago Lemán

Lago Leman

El Lago Lemán, conocido también como el lago de Ginebra, es una enorme masa de agua con unas dimensiones de lo más sorprendentes, pues mide 72 km de longitud y 12 km de anchura. Estas medidas lo convierten en el mayor lago de Europa Occidental, un lugar, además, salpicado por pueblos y ciudades que aglutina gran parte del turismo de esta zona de Suiza, aunque para ser sinceros, el 40% de la superficie pertenece también a Francia.

¿Qué podemos visitar en el lago Leman?

Centrándonos en la parte suiza, el considerable 60% del lago, podemos recorrer un gran número de bellas ciudades, como por ejemplo Ginebra. Muy cerca de la frontera de Francia, la capital del cantón es la más poblada de Romandía y la segunda de Suiza tras Zurich. Un buen lugar para alojarnos si queremos conocer el lago en profundidad.

En cuanto a los monumentos, son muchísimos los que destacan. Por ejemplo, la Catedral de Saint-Pierre, emplazada en el lugar más alto de la Ciudad Vieja, a unos 404 m sobre el nivel del mar. Al parecer, se construyó en el lugar en el que se levantaba un antiguo templo romano. Su fachada destaca por un estilo románico tardío con elementos góticos. Otro lugar a destacar sería La Casa Tavel. En plena Ciudad Vieja, se trata del bastimento más antiguo de la zona. Aparece mencionado por primera vez en el año 1303 y tras su fachada gótica se ubica el Museo de la Antigua Ginebra.

Otra de las localidades que uno puede visitar es Nyon. Este hermoso pueblo a orillas del Lago Leman fue fundado por los romanos, allá por el año 50 a.C. En esos días se conocía con el nombre “De los equestris del Lulia de Colonia” y fue una de las colonias romanas más importantes de Suiza. De su patrimonio es destacable el Castillo de Nyon, construido por Luis I de Saboya a finales del siglo XIII.

La bella Lausana es otro de esos rincones del lago que no puedes perderte. Conocida como sede del comité Olímpico Internacional, cuenta con una amplia lista de monumentos, entre los que se puede destacar la Catedral protestante Nuestra Señora de Lausana, con su hermoso portal pintado y su fachada gótica, el Castillo de Ouchy, el Castillo Santa María o la Torre d l’Ale, la última torre de las fortificaciones de la ciudad.

No podemos dejar atrás ciudades como Vevey, conocida por ser la sede de la multinacional Nestlé. En ella, destaca la ciudad antigua, salpicada por un sinfín de monumentos históricos y museos. Es una verdadera delicia pasear por zonas como la Grande Place, conocida como Place du Marché. Si lo hacemos un martes o un sábado nos encontraremos con un gran número de puestos de mercado. Además, también son destacables La Grenette, una construcción en uno de los extremos de la plaza que era usada como granero de la ciudad, el Castillo de L’Aile o el Musée Suisse de L’Appareil Photografique.

Además de todas estas ciudades y pueblos, alrededor del lago destacan otros monumentos como el Castillo de Chillon, que fue popularizado por Rousseau y por Lord Byron.

Te recomendamos:

Imagen: Gavilla

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Viajar por Suiza


También te interesará...

Deja tu comentario