- Sobre Suiza - https://sobresuiza.com -

Huevos de chocolate en la celebración de la Pascua

Este mes celebraremos la Navidad y después del Día de Reyes la próxima celebración cristiana será la Pascua. Todos los cristianos del mundo la festejan pero es cierto que algunos países tienen unas costumbres y otros, otras. ¿Cómo es en Suiza? ¿Cómo festejan los suizos esta fiesta del calendario cristiano tan importante?

Bien, como el país tiene distintas regiones cada una le da un toque característico. Empero, lo cierto es que aquí como en buena parte del mundo abundan los huevos pintados, los chocolates y los pasteles típicos.

Unas semanas antes comienzan a verse en los escaparates de las tiendas y las familias comienzan a abastecerse de huevos para esconderlos el domingo de Pascua y que los niños deban buscarlos por todo el jardín. Pero en cada pueblo se encierra una costumbre distinta y si estamos por Suiza el año que viene y coincidimos con Semana Santa, podremos ser testigos de ellas.

Por ejemplo, en Tesino hay procesiones los Jueves y Viernes Santo donde se representa la Pasión de Jesús, en la ciudad de Zwinglio el lunes de Pascua los niños desafían a los adultos a romper la cáscara de los huevos decorados con una moneda de veinte céntimos (el juego se llama «Zwanzgerle») y quien gana se queda con la moneda y el huevo.

Pero las costumbres siguen, pues en el pueblo de Romont hay un desfile encabezado por las «plañideras» que se visten de negro el Viernes Santo y sostienen en una mano un cojín púrpura sobre el que están los instrumentos que torturaron a Jesús, y en la otra mano sostienen un pañuelo que recuerda el que secaba el sudor en su frente cuando debía arrastrar la cruz hasta el cadalso.

Pero hablando de juegos, uno que antes era muy popular en el Cantón de Berna y que hoy solo se practica en el pueblo de Rumendingen es el «Knütteln«. Este juego es similar a la bocha: el más viejo de la aldea lanza lejos una vara y el resto de los jugadores intenta que su propio lanzamiento quede cerca, lo más cerca posible, sino quedan fuera. También, en otras aldeas se adornan las fuentes de las plazas con lazos, huevos y ramas, se reparte queso, pan y vino o se dan conciertos y festivales, como en Lucerna.

De las fiestas paganas y la adoración de los pueblos nórdicos a Ostara, la divinidad de la primavera a la introducción de los huevos de chocolate desde Francia, lo cierto es que Suiza late con ritmo propio en la Semana Santa y si estamos allí entonces, pues será emocionante.