Convento Benedictino de San Juan, en Mustair

San Juan, en Müstair

Müstair (en italiano Monastero y en alemán Münster) es una comuna suiza del Cantón de los Grisones que está situada a su vez en el distrito de Inn. Allí hay uno de los edificios de carácter religioso más bellos del país y de hecho es tan así que la UNESCO lo ha declarado ya Patrimonio de la Humanidad en 1983, para orgullo de sus habitantes de lengua romanche.

La construcción religiosa es el Convento Benedictino de San Juan, una abadía para ser exactos, y además de su imponente edificio este sitio es muy valioso porque entre sus muros se conservan una serie de frescos de la época carolingia (siglo IX) que son maravillosos.

La historia nos relata que la abadía fue fundada en el año 780 por el obispo Chur y que algunos cientos de años después se convierte en un convento exclusivo de mujeres.

Es una verdadera suerte que el tiempo y los acontecimientos políticos no hayan hecho desaparecer los frescos carolingios, así que hoy podemos disfrutar de ellos apenas ingresamos en la iglesia. Estas pinturas representan historias del Antiguo y el Nuevo Testamento y fueron pintadas hacia el año 830.

Si bien los dibujos aún pueden verse, lo cierto es que están muy dañados y si nos acercamos mucho los dibujos pierden definición así que para hacernos una idea de su gloria pasada es necesario alejarse unos pasos y contemplarlos desde la distancia.

Los historiadores del arte opinan que aquí debió trabajar un maestro lombardo de la pintura, pues el estilo (pinceladas rápidas, sobreposición de fondos, el resaltar de las figuras y los pocos colores), se parece al estilo de las pinturas de una iglesia en Lombardia, la de Santa María Foris Portas. Un puente entre culturas hace cientos de años.

San Juan, en Müstair

Bien, que a este Patrimonio de la Humanidad se llega fácilmente y desde 2006 podemos unir el monasterio con la Abadía Monte María cerca de Malles a través de un sendero, el llamado «Sendero de las Horas«.

Vía: World Heritage

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Suiza


Deja tu comentario