La famosa navaja suiza

wenger

No soy una chica de campamento ni pretendo serlo pero se que a la hora de acampar al aire libre siempre viene muy bien una navaja suiza. Todo en uno, dice el dicho y nunca es mas cierto que con este dispositivo multifunción que tiene sus orígenes en el siglo XIX.

La clásica navaja suiza fue idea del dueño de una compañía de equipamiento quirúrgico llamado Karl Elsener que un día descubrió con sorpresa que el ejército de Suiza utilizaba navajas hechas en Alemania. Herido en su orgullo nacional fundó una asociación dispuesta a fabricar cuchillos suizos para las tropas suizas y así este especialista en el acero filoso comenzó a trabajar en lo que a la postre sería la navaja más famosa del mundo.

Este «cuchillo de soldado» tenía originalmente un mango de madera que incluía un destornillador para montar y desmontar el rifle, una cuchilla, un abrelatas para los víveres y un sacabocados para los arneses de cuero y las sillas. Elsener logró venderlo al gobierno suizo pero su propio creador no estaba conforme así que siguió diseñando.

Así, cinco años más tarde le dio una vuelta de tuerca al diseño, coloco un mismo resorte para todas las herramientas y volvió a triunfar. En 1893 su compañía Victorinox copó el mercado y poco tiempo después una segunda empresa apareció en el horizonte dedicándose a lo mismo y el mercado se dividió: así están las navajas Victorinox y las navajas Wenger: son 50.000 navajas por año que solo van al ejército suizo pero deben sumarse las que se exportar a otros países.

El logotipo de Victorinox es una cruz rodeada por un escudo con bilateral, y el de Wenger tiene una cruz rodeada por un cuadrado redondeado. ¿Pero tu cuál tienes?

Imprimir

Categorias: Cultura Suiza


También te interesará...

Comentarios (1)

  1. Abel Manríquez dice:

    La navaja suiza es un artefacto muy funcional, práctico y durable. La utilizo en salidas de paseo y en el hogar (donde, por ejemplo, a veces me resulta mucho más rápido y fácil abrir un tarro de conservas con el abrelatas de la navaja).
    Por años conocí la marca Vitorinox, pero no hace mucho cayó a mis manos una Wenger (la de la fotografía es una Wenger)y me ha impresionado más que la otra: suavidad en los muelles, rebaje en la cacha para mejor sacar algunas herramientas y no quebrarse las uñas, pivote sólido y eterno para la tijera la que además es dentada, la forma de la hoja del cuchillo es más funcional al uso de cortar y rebanar, el acero tanto o mejor que de Victorinox.
    Como que me estaría cambiando de preferencia, si bien hoy las dos marcas son de una misma empresa: Victorinox. Si compro otras Wenger, mi dinero igual será de Victorinox.

Deja tu comentario