Ginebra recuerda a Jean Jaques Rousseau

rousseau estatua

Si has estudiado historia en algún momento te has topado con el «Contrato Social» de Jean Jaques Rousseau. Es inevitable y sorprendente como este concepto ha sobrevivo el paso del tiempo y ha hecho a su pensador, inmortal.

Rousseau nació en el siglo XVIII, en 1712, en la ciudad suiza de Ginebra cuna además del Calvinismo. Se fue de allí en 1728 y como amante de la baronesa de Warens pudo estudiar y estudiar intensamente. Viajó a París donde pretendía convertirse en alguien famoso con un sistema de notación musical que había ideado pero no tuvo suerte. Después se desempeñó como secretario del embajador francés en Venecia, regresó a París y se casó con una sirviente inculta con la que tuvo 5 hijos.

Aquí, estando de nuevo en la Ciudad Luz, trabó amistad con un grupo de gente ilustrada y eso le permitió ganar la fama que ansiaba en el mundo letrado al ganar un concurso organizado por la Academia de Dijon. En 1754 regresa a Ginebra y hace los trámites para volver a ocupar su lugar de ciudadano y es ahí donde escribe su famoso Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres en 1755.

isla rousseau

La idea de este pensador es que los hombres somos por naturaleza inocentes, puros y felices y que es la civilización y la cultura las que imponen la desigualdad entre nosotros, especialmente a través de la propiedad, con el consecuente desenlace: la infelicidad. Se ha dicho muchas veces que El Contrato Social que escribe en 1762 fue uno de los libros que incitó la Revolución Francesa y a partir de entonces no ha habido estudiante de historia, sociología o comunicación que no lo haya leído.

Ginebra es su ciudad y a pesar de que murió en Ermenonville, al norte de Francia, hay mucho en ella que le recuerda. En especial, hay una estatua de bronce que fue construida en 1935 por el artista J. Pradier en la Isla Rousseau. Esta isla esta situada entre las dos orillas del río, cerca de Pont du Mont Blanc y puede llegarse a ella mediante un puentecillo sobre las aguas.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Ginebra


También te interesará...

Deja tu comentario