- Sobre Suiza - https://sobresuiza.com -

Thun y sus castillos

A orillas del lago Thun se haya una pequeña y pintoresca ciudad bautizada con el mismo nombre. Tiene una vista espectacular de los Alpes de Berna y un casco histórico del medioevo tardío que está dominado por un castillo que parece sacado de un cuento de hadas con un conjunto de cuarto torres que deben ser el punto más fotografiado por todos los turistas.

La ciudad en sí misma es un sitio precioso para recorrer a pie y pasear por la calle peatonal Bälliz o por la Thuner Hauptgasse repleta de restaurantes, cafeterías y tiendas. Pero más allá de las compras lo cierto es que esta parte de Suiza es un sitio especial para regalarle a nuestros ojos algunos de los castillos mas hermosos del país.

Además del castillo en el caso histórico hay otro castillo, el Schloss Schadau, que construido a orillas del río Aare alberga un museo de gastronomía y un restaurante, y si seguimos por la orilla del lago Thun nos encontraremos con varios castillos interesantes que pueden visitarse junto con un rosario de iglesias románticas que os van a gustan mucho.

Otro de los castillos de esta zona está ubicado a 4.5 kilómteors de Thun y se trata del Castillo Hunegg. Fue mandado a construir por el barón von Parpart-von Bonstetten entre 1861 y 1863 y posteriormente modernizado con el cambio de siglo. Hoy funciona aquí un museo y los visitantes pueden contemplar objetos y decoraciones típicas de la segunda mitad del siglo XIX.

Lo bueno de Thun es que la estación de autobuses, el embarcadero y la estación del ferrocarril están uno a lado del otro así que al turista le resulta muy fácil combinar una y otra forma de transporte para salir a explorar la región y descubrir mas castillos. Incluso Thun sirve como punto de partida para hacer excursiones en tren o barco para Interlaken , Gstaad, Lenk y otros y en invierno se puede partir desde aquí rumbo a algunas de las zonas de esquí.

De Thun no debes perderte sus castillos, navegar por el lago ya sea un barco a motor o a vapor, practicar algún deporte acuático y conocer el Schadaupark, un sitio que guarda una pintura de 360º de la ciudad tal y cómo era en 1810.