El Canal Schanzengraben, en Zurich

schanzengraben

La ciudad de Zurich fue una ciudad-estado independiente desde 1218 hasta 1798. Entonces el pueblo fue fortificado con una muralla extensa que duró desde el siglo XIII al siglo XVII y con terraplenes mas elaborados que se construyeron en los siglos XVII y XVIII y que se demolieron, la mayor parte, a lo largo del siglo XIX.

Se piensa que Zurich tuvo su primera muralla en el siglo XI o XII y se sabe que la segunda muralla se construyó después de la extinción de la influyente familia Zähringer, cuando la ciudad se convirtió en una ciudad imperial libre. Esta segunda muralla medía ya 2400 metros.

Los terraplenes y bastiones, algunos construidos dentro del río mismo, fueron carísimos de construir y lamentablemente casi todos se destruyeron, como dije, en el siglo XIX.

Hablando de construcciones defensivas de la ciudad es imposible no nombrar el Schanzengraben, el viejo canal. Mucha gente solo lo ve como un simple arroyo entre el Limmat y el Shil pero en verdad es mucho más que eso: es un largo foso que fue cavado por los habitantes de Zurich para defenderse del ataque de las naciones católicas después de la Reforma.

schanzengraben

En aquel entonces no se construyeron puentes de piedra para cruzarlo sino puentes de madera que no han sobrevivido. Pero los de madera eran útiles pues bastaba prenderles fuego para que el enemigo se quedara del otro lado del foso. Alguna vez corría por la calle Bahnhofstrasse pero después fue redireccionado para permitir el asfalto y la comercialización de esta calle, hoy tan popular.

Tiempo atrás había placas que recordaban la función del viejo canal pero debido a los actos de vandalismo fueron retiradas y con ellas mucha gente visitante se perdió la forma de saber la verdad sobre este «arroyo».

Hoy puedes pasear por él a bordo de algunos botes a pedal y también hay algunas piscinas especiales para hombres, las Mannerbad, (las femeninas están en el Limmat). Aquí hay tantos sitios donde pueden sentarte a disfrutar del paisaje, los árboles, el agua y los patos que te recomiendo que dejes de pasear una hora y disfrutes así de Zurich.

Fotos: vía Sengers

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Zurich


Deja tu comentario