Pfalz, la terraza de la Catedral de Basilea

pfalz

Una de las ciudades suizas que no puede dejar de estar en tu ruta turística por este pequeño y encantador, aunque un poco caro, país de Europa es Basilea. La cuna de Roger Federer es una ciudad centenaria, ordenada y pulcra que tiene muchos tesoros por descubrir.

Uno de ellos es su catedral. La Catedral de Basilea, de la que os hablamos en otra oportunidad, es una magnífica construcción que preside la ciudad. Se alza en el mismo lugar en donde, siglos atrás, había una iglesia carolingia destruida por una invasión magiar.

Recién en el siglo XI una nueva iglesia se levantó por ordenes del emperador Enrique XI aunque esta ardió en un feroz incendio un siglo después.

La nueva construcción fue de estilo románico pero con el tiempo cambió a cierto estilo gótico pues sufrió un terremoto y renovaciones y restauraciones sucesivas. Hoy las dos torres góticas se alzan sobre los techados de los edificios a la redonda, tiene bonitas tejas de colores, su piedra es de arenisca algo rojiza y dentro se guardan los restos de Erasmo de Rotterdam.

pfalz

Pero, y he aquí lo que suma a la visita el turista, está la Pfalz. Esta palabra proviene del latín, palatium (palacio), y es una terraza que está en lo alto del Rin, detrás de la catedral misma. Este sector de la ciudad se llama así porque cerca estaba el palacio del obispo. Bien, que desde esta Pfalz hay una escalera que puedes descender rumbo al embarcadero de la Catedral. Las barcas están sujetas a un cable de metal que a su vez está tendido sobre el río Rin.

Hay dos o tres barcas, hermosas barcas, que cruzan una y otra vez las aguas del río, y mediante una pequeña puerta de madera uno puede pasar de la terraza al interior del claustro de la iglesia donde muchas placas recuerdan los nombres de familias importantes de la ciudad. Un lugar maravilloso de visitar si tenéis pensado reservar vuestros vuelos hasta Suiza.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Basilea


También te interesará...

Deja tu comentario