Morcote, un pueblo a orillas del lago Lugano

morcote

Si estás de paseo por el cantón de Ticino y quieres quedarte unos días descansando en algún pueblo pequeño y encantador hay uno que te va a encantar: Morcote.

Este pueblo descansa a orillas del Lago de Lugano, tiene calles estrechas, antiguas casas patricias, muchos monumentos y una belleza que nunca vas a olvidar. No en vano le dicen la perla de Lugano.

Morcote, del latín morao caput o cabeza de la colina, es un pueblo cuyos orígenes se remontan a la fundación de un castillo construido para controlar el comercio en el lago. Durante mucho tiempo el pueblo contó con el puerto mas grande sobre este espejo de agua, título que dejo de ostentar con la construcción de la represa en 1847. Pero hasta entonces todas las mercancías provenientes del norte de Italia cruzaban el lago rumbo a Ticino.

Debido a su actividad comercial pronto cobró valor, cierta independencia y derechos pero la plaga de 1432 casi acaba con toda su población, sin contar con los enfrentamientos políticos de los que era objeto en la lucha por el control de Lombardía. Viviendo así, del comercio, la pesca y la agricultura, Morcote dejó atrás la Edad Media y en el siglo XIX se convirtió en destino de una nueva industria: el turismo.

morcote

¿Y qué verás si caminas por sus calles? Primero, la Iglesia de Santa María del Sasso del siglo XIII, aunque reconstruida en el siglo XV en estilo renacentista y después retocada en estilo barroco. Alberga valiosos frescos en sus capillas.

También está la Capilla de San Atonio de Padua, de 1676, con su cementerio que mira al lago, la Capilla de San Antonio Abata del siglo XV con más frescos y pinturas y finalmente las arcadas sobre la costa del lago que son medievales. Entre ellas hay muchas casas patricias o palazzos, de entre los siglos XVI y XVIII.

Para las mejores vistas sube los 400 escalones de la Iglesia de Santa María del Sasso.

Fotos: vía Wikipedia

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Tesino


También te interesará...

Comments are closed.