Restaurante Stucki Bruderholz, en Basilea

Restaurante Stucki Bruderholz

La gastronomía constituye una parte importante de la cultura de cualquier lugar. Cada vez que realizamos un viaje o nos vamos de vacaciones, siempre hay un establecimiento recomendado para comer, que se ha integrado de tal manera en la sociedad de esa zona, que ya forma parte de su historia.

Si consultamos libros de referencia o algunas guías de viaje, comprobaremos que en Suiza hay varios restaurantes de visita obligada. Es el caso del Restaurante Stucki Bruderholz.

Este restaurante de Basilea tiene una gran tradición culinaria a sus espaldas, pues en él cocinó durante mucho tiempo el prestigiosos chef Hans Stucki. El maestro Stucki fue uno de los grandes de la cocina suiza hasta su muerte prematura en 1998. Los amantes y expertos en gastronomía, consideran a Stucki como una especie de Picasso de la cocina.

Tras la muerte del chef, el restaurante ha quedado en buenas manos: ha recogido la antorcha uno de sus pupilos, Jean Claude Wicky, que compartió fogones con Hans Stucki durante épocas. Wicky mantiene la calidad de su malogrado antecesor, conservando especialidades como los Supreme de Dombes (codorniz preparada con colmenillas y trufas negras) y un tierno lomo de cordero con un ligero sabor a romero.

En 2008, el restaurante ha sufrido una pequeña remodelación, para darle un aire más fresco y actual. Así, aunque la decoración, el ambiente y el menú se hayan renovado, clientela y estilo culinario permanecen firmes. Los clientes, procedentes de todos los países, son conscientes de que la maravilla y el ingenio de Stucki continúan dirigiendo el local.

De martes a sábado, se puede disfrutar de un tradicional y sabroso menú que tiene un precio medio de 55 euros. Así, pues,turistas y habitantes de Suiza no deben desaprovechar la ocasión de disfrutar de los manjares que convirtieron a Hans Stucki en referente de la cocina europea.

Foto vía Kochen ist ein Kulturgut

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Basilea


Deja tu comentario